Cultura Geek Blog Desarrollo Web Desarrollador Web Desarrollo de Sitios Web en Mazatlán

Turismo

Conoce Mazatlán

  1. Actividades Deportivas
  2. Camiones Tropicales
  3. Centro Histórico
  4. Cómo llegar a Mazatlán
  5. Demografía
  6. El Faro
  7. El Juego del Ulama
  8. Escuelas en Mazatlán
  9. La Tambora
  10. Las Pulmonías
  11. Mercado Pino Suárez
  12. Monumentos
  13. Plazuelas
  14. Recorrido Centro Histórico
  15. Semblanza Sindicaturas
  16. Teatro Angela Peralta
  17. Zona Dorada

Datos Geográficos

  1. Clasificación y Uso del Suelo
  2. Clima
  3. Extensión
  4. Hidrología
  5. Litoral
  6. Localización
  7. Orografía
  8. Principales Ecosistemas
  9. Recursos Naturales
  10. Vista en Google maps

Historia de Mazatlán

  1. Breve Historia de Mazatlán. Parte 1
  2. Breve Historia de Mazatlán. Parte 2
  3. Breve Historia de Mazatlán. Parte 3
  4. Breve Historia de Mazatlán. Parte IV
  5. El Agua Potable
  6. Escudo de Mazatlán
  7. Fragata Cordeliere
  8. Imagen de Mazatlán en 1931
  9. Invasión Americana
  10. La Electricidad
  11. La Peste Negra
  12. Orígenes de la Industria
  13. Presidentes Municipales

Historia y desarrollo del servicio eléctrico en la ciudad de Mazatlán. Parte I

Sinaloa tiene el honor, según el historiador José C. Valadez, de ser el primer Estado de la República Mexicana en el que se estableció la primera planta de luz eléctrica (1879).

La revisión y ensamble de esta planta se efectúo en la ciudad y puerto de Mazatlán y la fuerza con la que operaba y generaba electricidad se la proporcionaba un motor impulsado por vapor de Manufactura Inglesa. Este motor después serviría de modelo para los que después se construirían en la Fundición de Sinaloa, bajo la atinada supervisión del Ing. Alejandro Loubet y Guzmán y que serian utilizados en todos los principales fundos mineros, fabricas y poblados de Sinaloa para generar electricidad.

Transformador

Esta singular planta eléctrica por instrucciones del rico Comerciante Español, Francisco Echeguren y de la Quintana, se transporto a través de senderos y veredas, en carruajes con plataforma jalados por robustos bueyes, al fundo minero de la Guadalupana ubicado en el área del Municipio de Cósala, en donde después de sortear un sin fin de problemas técnicos quedo finalmente instalada.

Aunque ya existían en el Puerto las instalaciones y capacidad técnica para producir motores y generadores eléctricos; 17 años tuvieron que transcurrir, desde que se instalo la planta en las ricas minas de Guadalupe de los Reyes, para que en la ciudad de Mazatlán operara la primera planta de electricidad.

En el año de 1896, el Sr. Jesús Escovar, hombre dinámico y emprendedor solicita al Ayuntamiento presidido por el Prefecto Sr. Bernardo Vazquez, el permiso correspondiente para realizar los trabajos de instalación del alumbrado eléctrico de la ciudad. Este relevante suceso permitió que la comunidad de Mazatlán fuera una de las primeras ciudades en tener alumbrado eléctrico, no solo en Sinaloa, sino en todo el País y no solo eso, lo que es mas sorprendente aun es que solo habían transcurrido 15 años desde qué en el poblado de “Godalming, en el Condado de Surrey en Inglaterra”, había tenido la distinción de ser la primera ciudad en el mundo en contar con servicio de iluminación eléctrico; suceso qué implica qué la ciudad de Mazatlán gracias a su pujanza comercial y desarrollo industrial fue puerta de entrada a las mas nuevas y mejores innovaciones.

La razón principal por la que el Ayuntamiento le dio al Sr. Escovar la concesión del alumbrado publico, se debió a que este prominente empresario era también dueño de la Compañía de Gas Hidrogeno; empresa que desde el año 1868, tenia a su cargo la iluminación de la ciudad a base de lamparas de gas; y pensaban, el prefecto y los concejales que esta circunstancia favorecía a la ciudad, ya que la Cía. de Gas podría servir de apoyo, en caso de que la planta de energía eléctrica llegara a fallar. En ese tiempo se penso que esto era una buena decisión ya que así se garantizaba que en ningún momento podría la ciudad quedar totalmente a obscuras.

Este sistema dual de iluminación, con el tiempo probo ser una mala medida, ya que el servicio de alumbrado con gas era extremadamente costoso. Tan es así que la erogación anual por concepto de gas alcanzaba la suma de $20,000 pesos y por electricidad solo $3,000 pesos, lo que significaba que se pagaban $23,000 por un servicio de alumbrado que en realidad debería costar $6,000 pesos. Esta situación le acarrearía a los ediles municipales infinidad de criticas y los hacia blanco de sospechas de que permitieran que subsistiera esta situación.

Otra de las razones que impulso al Ayuntamiento a apoyar el proyecto de la introducción de la luz eléctrica, es que con ello se quería promover entre la población el remplazo de la iluminación a base de gas, petróleo, sebo y velas de estearina de la confiable marca “Estrella”, por considerarse que el uso de esas sustancias constituía un peligro para los usuarios e iba en lo que se refiere al gas, en detrimento de la economía familiar.

En el convenio que celebro el Ayuntamiento, también se estipulaba que de la energía producida por los dinamos y generadores tuvieran uso prioritario los edificios Municipales, Plazuelas, Mercados y las principales calles de la ciudad.

Los primeros lugares que contaron con iluminación y servicio eléctrico fueron: el edificio de la Prefectura, la Casa Hogar Municipal, la Cárcel Publica y el Hospital Civil y luego paulatinamente se instalaron lamparas en las principales calles y plazuela.

Las crónicas de la época señalan que el nuevo aspecto nocturno que mostraron las plazuelas Hidalgo y Machado era espectacular y fue motivo para que la presencia de paseantes nocturnos se incrementara notablemente. Los relatos de esos tiempos nos dicen que las plazuelas se arreglaban e iluminaban de forma tan regia, que la población al transitar por ellas, no salía de su asombro al admirar los cientos de “focos” y papelillos de diferentes colores con los que se adornaban a estas plazas.

En lo referente a las iluminaciones especiales que se hacían, merecen mención especial las que se realizaban en la explanada “Olas Altas”, durante las fiestas para celebrar el triunfo obtenido por los ejércitos nacionales sobre las fuerzas invasoras francesas en la ciudad de Puebla de los Angeles.

Es preciso decir que en ellas los organizadores anunciaban con bombo y platillo que no omitirían medios ni gasto alguno, para poder ofrecer una gran iluminación, ya que contarían con luz eléctrica repartida por todo el paseo, con grandes focos de mas de 200 bujías que alumbrarían el área del paseo Olas Altas con profusión de luz eléctrica de arco, acompañadas por hermosos y vistosos faroles Japoneses y Venecianos.

Seguir leyendo parte 2…