Cultura Geek Blog Desarrollo Web Desarrollador Web Desarrollo de Sitios Web en Mazatlán

Turismo

Conoce Mazatlán

  1. Actividades Deportivas
  2. Camiones Tropicales
  3. Centro Histórico
  4. Cómo llegar a Mazatlán
  5. Demografía
  6. El Faro
  7. El Juego del Ulama
  8. Escuelas en Mazatlán
  9. La Tambora
  10. Las Pulmonías
  11. Mercado Pino Suárez
  12. Monumentos
  13. Plazuelas
  14. Recorrido Centro Histórico
  15. Semblanza Sindicaturas
  16. Teatro Angela Peralta
  17. Zona Dorada

Datos Geográficos

  1. Clasificación y Uso del Suelo
  2. Clima
  3. Extensión
  4. Hidrología
  5. Litoral
  6. Localización
  7. Orografía
  8. Principales Ecosistemas
  9. Recursos Naturales
  10. Vista en Google maps

Historia de Mazatlán

  1. Breve Historia de Mazatlán. Parte 1
  2. Breve Historia de Mazatlán. Parte 2
  3. Breve Historia de Mazatlán. Parte 3
  4. Breve Historia de Mazatlán. Parte IV
  5. El Agua Potable
  6. Escudo de Mazatlán
  7. Fragata Cordeliere
  8. Imagen de Mazatlán en 1931
  9. Invasión Americana
  10. La Electricidad
  11. La Peste Negra
  12. Orígenes de la Industria
  13. Presidentes Municipales

Razones por las que el Puerto de Mazatlán no opuso resistencia



Muchos se preguntaran cuál fue la razón por la que Mazatlán, no se opusiera resistencia. La razón tenia nombre y apellido: El Gral. Rafael Telléz, siniestro personaje que se manejaba de acuerdo a sus propias conveniencias, este antipatriota General un poco antes de que se declarara la guerra con los Estados Unidos, había recibido la encomienda del Presidente de la República, el Gral. Paredes y Arrillaga de dirigirse con un numeroso ejercito a la Alta California, a combatir a las fuerzas expedicionarias americanas, pero el Gral. Telléz en lugar de obedecer fielmente las ordenes recibidas, al pasar por Mazatlán el 7 de Mayo de 1846, se levanta en armas desconociendo al Presidente Paredes y Arrillaga y proclama el restablecimiento de la Constitución de 1824 y el regreso de su Alteza Serenisima el “Generalísimo Antonio López de Santa Anna” a la Presidencia de la República.

Se cuenta que en definitiva el motivo que lo animo a actuar así, no fue el apoyar al Generalísimo Santa Anna, mas bien el Gral. Telléz se dio cuenta que las perspectivas que le ofrecía el Puerto de Mazatlán eran magnificas; el tener el control absoluto de la cuantiosa riqueza que pasaba por la Aduana Marítima del Puerto; el manejo discrecional de los impuestos que no estaban bajo ningún control y las magnificas y excelentes oportunidades de emprender lucrativos negocios con los comerciantes extranjeros radicados en la ciudad, no eran opciones para despreciarse.

La mezquindad de este Gral. Fue tanta que en una actitud servil y entregista, llega al extremo de proponer al Vicealmirante Shubrick Comandante de la flota americana, la propuesta de independizar Sinaloa y Sonora para anexarlas a la Unión Americana; ofreciéndose el Gral. Telléz a servir como Gobernador Vitalicio.

La estancia de los invasores Norteamericanos en Mazatlán, transcurrió tranquilamente, solo el mes de Febrero de 1848, por considerar que el Ayuntamiento no garantizaba una buena relación de sumisión, las autoridades militares americanas deciden disolver el Cabildo, nombrando a uno nuevo que fuera más proclive a los intereses americanos.

Durante su estancia en el Puerto, los invasores mantuvieron una actitud injuriosa, dura e insolente. Fueron siete meses en los que la población vivió con miedo y zozobra. Los únicos que aparentemente vivían sin preocuparse, eran los ricos comerciantes extranjeros de origen Ingles, Prusiano, Francés y Españoles, que se sentían protegidos por la inmunidad que les otorgaba el ser originarios de esos Países Europeos. El trato hacia ellos era preferencial e inclusive regularmente la Banda Militar Naval, ofrecía veladas musicales en la Plazuela de los Naranjos (hoy Plazuela Machado) en la que ofrecían gallardas interpretaciones musicales de bravías marchas militares, a la que asistían estos comerciantes extranjeros en compañía de sus familias.

Finalmente, así como llegaron, las fuerzas invasoras saldrían del Puerto de Mazatlán, el 17 de Junio de 1848. La guerra había terminado, con la firma del “Tratado de Paz y Amistad de Guadalupe Hidalgo”; se había conseguido el propósito colonialista del Presidente Polk, pero desdichadamente las condiciones de rendición fueron humillantes para México; por 15 millones oro, el País perdió lo que representaba la mitad de su territorio, mas de 2.000.000 de kilómetros cuadrados, que comprendían los Estados de California, Arizona, Nuevo México, Utah y parte muy extensa de lo que ahora son los estados de Nevada, Colorado y Texas. (ver mapa adjunto). Afortunadamente las indignas propuestas del Gral. Telléz, de que se considerara a los Estados de Sinaloa y Sonora para que pasaran a formar parte de la Unión Americana, no interesaron al Gobierno de Polk, el que después llegaría a comentar que habían dejado ir de las manos una oportunidad muy buena.

Regresar a Turismo…