Cultura Geek Blog Desarrollo Web Desarrollador Web Desarrollo de Sitios Web en Mazatlán

Turismo

Conoce Mazatlán

  1. Actividades Deportivas
  2. Camiones Tropicales
  3. Centro Histórico
  4. Cómo llegar a Mazatlán
  5. Demografía
  6. El Faro
  7. El Juego del Ulama
  8. Escuelas en Mazatlán
  9. La Tambora
  10. Las Pulmonías
  11. Mercado Pino Suárez
  12. Monumentos
  13. Plazuelas
  14. Recorrido Centro Histórico
  15. Semblanza Sindicaturas
  16. Teatro Angela Peralta
  17. Zona Dorada

Datos Geográficos

  1. Clasificación y Uso del Suelo
  2. Clima
  3. Extensión
  4. Hidrología
  5. Litoral
  6. Localización
  7. Orografía
  8. Principales Ecosistemas
  9. Recursos Naturales
  10. Vista en Google maps

Historia de Mazatlán

  1. Breve Historia de Mazatlán. Parte 1
  2. Breve Historia de Mazatlán. Parte 2
  3. Breve Historia de Mazatlán. Parte 3
  4. Breve Historia de Mazatlán. Parte IV
  5. El Agua Potable
  6. Escudo de Mazatlán
  7. Fragata Cordeliere
  8. Imagen de Mazatlán en 1931
  9. Invasión Americana
  10. La Electricidad
  11. La Peste Negra
  12. Orígenes de la Industria
  13. Presidentes Municipales

Actividades Preliminares a la invasión

Ante la eminente invasión el Gral. Rafael Telléz quien era el Comandante militar de la plaza y su bien pertrechado ejercito de 900 hombres evacuaron con premura Mazatlán y de esta manera, sin disparar un solo cañonazo y mucho menos un tiro de fusil. El Vicealmirante Shubrick al mando de 400 “Marines” ocupa la plaza el 13 de Noviembre de 1847, apoderándose del abandonado cuartel militar y de las principales oficinas gubernamentales.

Mientras tanto, al tiempo que ocurría esto el Gral. Telléz se mantenía escondido y a la expectativa por el rumbo de Palos Prietos y luego al ver que se consumaba la invasión se movilizo hacia el Venadillo y los Otates, lugares en los que se dedico a llevar una vida cómoda, sin preocuparse en ningún momento por el destino de los habitantes del Puerto.

Después de la toma del Puerto de Mazatlán, el Ayuntamiento, presento una enérgica protesta por tan injusta y alevosa acción. El Comandante Shubrick acepto reunirse con los miembros del Consejo Municipal presidido por el Señor José Vasavilbaso, de esta reunión se estableció un convenio de ocupación, en el que las fuerzas americanas se comprometían a respetar la existencia del Ayuntamiento, a cambio de que las autoridades se abstuvieran de incitar a la población y ayudaran a conservar la tranquilidad social. Asegurándoles el Vicealmirante Shubrick que de no respetarse este convenio se implantaría la Ley Marcial.

Adicionalmente, en este acuerdo las fuerzas de ocupación se comprometían a conceder libertad para realizar todo tipo de actividades, excluyendo la venta de licores a los marinos norteamericanos. Finalmente en este acuerdo se dejaba muy en claro que cualquier acto de inserrucción seria tratado severamente conforme a las Leyes de Guerra; medidas que serian aplicadas sin miramientos por el Gobernador y Teniente Gobernador Militar del Estado de la Sinaloa de ocupación, cargos que recayeron en los Capitanes La Vallete y Henry Halleck.

Al contrario de Veracruz, la toma de Mazatlán se efectúo sin oponer resistencia; solo ocurrió un aislado hecho armado. El 18 de Noviembre de 1847, un Capitán de las fuerzas federales, Carlos Horn de ascendencia americana, al mando de un pequeño contingente de 120 hombres, ataco y mantuvo a raya por el rumbo de Urias a un grupo de aproximadamente 156 marinos americanos al mando de los Tenientes George Selden y Stephen Rowan, que pretendían desembarcar en ese lugar. La bravura de estos insurgentes mexicanos, fue tal que el desembarco se frustro y los “marines” optaron por regresar a su barco. Los registros y partes militares de la época señalan que además de la actitud valiente y decidida del Capitán Horn, se distinguieron en esta escaramuza, los oficiales Manuel Marquez León, Luis Peraza y José Ma. Valle.

Posteriormente las fuerzas invasoras volvieron a intentar desembarcar acompañadas por dos piezas de artillería ligera y en esa ocasión las fuerzas Mexicanas no pudieron resistir el ataque y ante la escasez de parque y superioridad en armamento del enemigo, huyeron hacia el rumbo de San Sebastián (Concordia) con severas bajas.

Razones por las que el puerto de Mazatlán no opuso resistencia.