Cultura Geek Blog Desarrollo Web Desarrollador Web Desarrollo de Sitios Web en Mazatlán

Turismo

Conoce Mazatlán

  1. Actividades Deportivas
  2. Camiones Tropicales
  3. Centro Histórico
  4. Cómo llegar a Mazatlán
  5. Demografía
  6. El Faro
  7. El Juego del Ulama
  8. Escuelas en Mazatlán
  9. La Tambora
  10. Las Pulmonías
  11. Mercado Pino Suárez
  12. Monumentos
  13. Plazuelas
  14. Recorrido Centro Histórico
  15. Semblanza Sindicaturas
  16. Teatro Angela Peralta
  17. Zona Dorada

Datos Geográficos

  1. Clasificación y Uso del Suelo
  2. Clima
  3. Extensión
  4. Hidrología
  5. Litoral
  6. Localización
  7. Orografía
  8. Principales Ecosistemas
  9. Recursos Naturales
  10. Vista en Google maps

Historia de Mazatlán

  1. Breve Historia de Mazatlán. Parte 1
  2. Breve Historia de Mazatlán. Parte 2
  3. Breve Historia de Mazatlán. Parte 3
  4. Breve Historia de Mazatlán. Parte IV
  5. El Agua Potable
  6. Escudo de Mazatlán
  7. Fragata Cordeliere
  8. Imagen de Mazatlán en 1931
  9. Invasión Americana
  10. La Electricidad
  11. La Peste Negra
  12. Orígenes de la Industria
  13. Presidentes Municipales

La esperada llegada del agua a Mazatlán. Parte II

Ya con la sociedad debidamente constituida y con el logro de todos los apoyos solicitados, se considero que era necesario la formación de una compañía que se hiciera responsable de la ejecución de estos importantisimos trabajos de infraestructura hidráulica y para tal efecto se estableció el día 8 de Agosto de 1887 la “Empresa de Agua de Sinaloa”, integrada por los siguientes accionistas: Genaro García, Federico Koerdell, Lauro Muro, Pablo Hidalgo, Francisco C. Alcalde, Martín Careaga, E.G. Felton y el Ing. Alejandro Loubet y Guzmán, este ultimo con el atributo adicional de ser responsable técnico y constructor de las calderas.

Ante el solemne compromiso de terminar la Obra en un lapso de 20 meses, se empezó a trabajar de inmediato, para tal efecto el primer paso que se dio fue definir de que manto acuífero se debería de traer el agua. Después de un serio y cuidadoso estudio se decidió que el agua fuera extraída del área del poblado de Cofradía a un costado del Río Presidio. Ya una vez definido el lugar de extracción, se procedió a construir un tanque que pudiera recibir el agua que se obtuviera.

Este tanque contenedor se construyo en el “Cerro de Peña Hueca”, que se encuentra localizado junto a lo que hoy es la presa de Siqueros en un predio que fue expropiado a la familia de Antonio Vico. Este tanque, en realidad son dos depósitos intercomunicados entre sí y con una capacidad de 8500 metros cúbicos cada uno, fueron de gran ayuda para aliviar la escasez de agua de la ciudad, tan fue así que estuvieron en uso por mas de 75 años y fueron clausurados solo hasta que entraron en operación fuentes alternas de extracción de agua en los poblados de El Pozole y San Francisquito, pertenecientes a la Sindicatura de Villa Unión.

Trabajos de interconección en zona captación

Al mismo tiempo que se construían los tanques de almacenamiento de Peña Hueca, fue necesario que los trabajos del tendido de los 32 kilómetros de tubería se empezaran a realizar por lo que fue preciso que el 20 de Septiembre de 1887, el Cabildo en pleno a solicitud del Presidente de la recién formada compañía de agua, emitiera un acuerdo en el que se decretaba la expropiación de los 114,068 metros cuadrados por donde habrían de pasar los tubos de conducción del agua que se trairia de los tanques de Peña Hueca a la ciudad de Mazatlán.

De igual manera la obra requería el contar con un tanque de recepción para almacenar el cuantioso caudal de agua que se enviaría a Mazatlán, por lo que se le solicito al Presidente Municipal, (socio de la compañía) que gestionara en carácter de urgente a la Secretaria de Guerra y Marina la cesión a favor de la empresa del agua, de los terrenos localizados en el “Cerro de Casa Mata” (12 de Agosto 1888).

Finalmente, después de grandes esfuerzos técnicos y financieros a las 8.45 de la noche del día 4 de Mayo de 1890, procedente de la zona acuífera de la Cofradía, empieza a llegar el primer caudal de agua potable. Al principio él liquido tenia un color rojizo, una textura aceitosa y un fuerte sabor metálico. Este acontecimiento ocasiono que la desconfianza inmediatamente se apoderara de los habitantes de la ciudad; esta situación y con la intención de que no corriera el pánico, obligo que la compañía y el Ayuntamiento emitieran un comunicado urgente, en el que se explicaba a la comunidad que este suceso no implicaba ningún riesgo ya que era causado por los sedimentos que tenían los tubos de conducción y que desaparecería una vez que el misma flujo del agua lavara los tubos de conducción.

Ciertamente, esta obra de introducción del agua potable a Mazatlán era algo impostergable que implico la conjunción de muchos esfuerzos y de la voluntad de las autoridades para permitir que se proporcionara este servicio. Se puede afirmar que el amplio y decidido apoyo político recibido permitió que más allá del carácter comercial que pudiera existir, las autoridades comprendieran que era preciso otorgar todas las ayudas extraordinarias que se solicitaran antes que permitir que la obra quedara inconclusa.

Bajo este contexto solo haremos mención, el importante acuerdo por medio del cual el Ayuntamiento resuelve otorgar una subvención de $50,000 pesos oro a favor de la Compañía del Agua, con la condición de que esta se comprometiera a instalar 4 hidrantes públicos de cuatro llaves cada uno y con una capacidad técnica para surtir 1500 galones por cada 12 horas de servicio y por un periodo de uso de 15 años.

Podemos afirmar que esta solicitud de auxilio, llega en un momento crucial en el que los fondos de la sociedad constructora se encontraban muy exiguos y vinieron a ser la pauta que permitió que se consolidara la terminación de esta magna construcción hidráulica. Después de todo una obra que en esos tiempos tuvo un costo de $380,292.53 pesos oro, solo se podía haber logrado con la unión de múltiples esfuerzos de un grupo de hombres decididos a darle a Mazatlán mejores condiciones de vida y la posibilidad de entrar al nuevo siglo que se avecindaba con una perspectiva de progreso.

El desarrollo del sistema de agua potable apartir de 1890