Cultura Geek Blog Desarrollo Web Desarrollador Web Desarrollo de Sitios Web en Mazatlán

Turismo

Conoce Mazatlán

  1. Actividades Deportivas
  2. Camiones Tropicales
  3. Centro Histórico
  4. Cómo llegar a Mazatlán
  5. Demografía
  6. El Faro
  7. El Juego del Ulama
  8. Escuelas en Mazatlán
  9. La Tambora
  10. Las Pulmonías
  11. Mercado Pino Suárez
  12. Monumentos
  13. Plazuelas
  14. Recorrido Centro Histórico
  15. Semblanza Sindicaturas
  16. Teatro Angela Peralta
  17. Zona Dorada

Datos Geográficos

  1. Clasificación y Uso del Suelo
  2. Clima
  3. Extensión
  4. Hidrología
  5. Litoral
  6. Localización
  7. Orografía
  8. Principales Ecosistemas
  9. Recursos Naturales
  10. Vista en Google maps

Historia de Mazatlán

  1. Breve Historia de Mazatlán. Parte 1
  2. Breve Historia de Mazatlán. Parte 2
  3. Breve Historia de Mazatlán. Parte 3
  4. Breve Historia de Mazatlán. Parte IV
  5. El Agua Potable
  6. Escudo de Mazatlán
  7. Fragata Cordeliere
  8. Imagen de Mazatlán en 1931
  9. Invasión Americana
  10. La Electricidad
  11. La Peste Negra
  12. Orígenes de la Industria
  13. Presidentes Municipales

Como era el servicio de agua potable en la Ciudad durante el siglo XIX



Durante este periodo de auge económico, la mayor parte de las casas y edificios de funcionarios públicos, dueños y directores de los comercios y fundos mineros, contaban con grandes aljibes en los que se depositaba la “Agua que caía del cielo” (existían un total de 132 depósitos con una capacidad total de 50,000 litros), el resto de la población se surtía a través de un “Ojo de agua” que se localizaba en el cruce de lo que hoy son las calles de Carnaval y José María Canizalez y que llevaba por nombre “Ojo de agua de San Germán”. Adicionalmente complementaban sus apremiantes necesidades de agua por medio de una poza de escurrimientos pluviales, situada al pie del cerro de la Nevería.

Acarreo de agua

Con el tiempo estas formas de abastecimiento de agua no fueron suficientes, el crecimiento demográfico de la ciudad y el continuo y ascendente desarrollo comercial e industrial aumentaron considerablemente el consumo de este vital liquido, con lo cual se genera una severa crisis, ya que la demanda de agua era superior a la capacidad de abasto.Esta grave situación dio pie a que se buscaran otras formas de abastecimiento y de aquí nació la idea de crear un sistema de almacenamiento y distribución que estuviera bajo la responsabilidad de compañías privadas; Las que a través de la operación de grandes depósitos públicos y con el auxilio de varias “cuadrillas de aguadores” que en tinajas de barro de 5 litros cada una y montados a lomo de burro, recorrían la ciudad entregando el agua a la ansiosa y sedienta población.

Resulta interesante hacer notar que esta agua provenía de unas lagunas que se encontraban situadas a dos kilómetros de la ciudad y aunque en algo venían a resolver la necesidad de agua potable, él liquido tenía una peculiaridad que lo distinguía y que era un olor nauseabundo muy pronunciado que dejaba un sabor de boca muy especial.

Linea de conduccion. Zona captación a Mazatlán

Desafortunadamente, esta medida en nada vino a solucionar el problema de la falta de agua, ya que el acopio del vital liquido a través de estas lagunas era muy limitado, lo que complementado con su baja calidad, los riesgos de salud que implicaba tomarla y el afán de lucro desmedido de los responsables de proporcionar el servicio, hacían que esta en principio pensada como una buena idea, con el tiempo demostraría ser totalmente inoperante.

De cualquier manera esta equivocada apreciación trajo sus ventajas ya que provoco que fuera imprescindible y urgente, el buscar otras alternativas más seguras, higiénicas y viables para abastecer adecuadamente de agua potable a la ciudad.

La esperada llegada del agua a Mazatlán