Menu

mazatlan.gob.mx

gobierno del municipio de mazatlán

Mazatlán Sinaloa, México a: Lunes, 01 de Septiembre de 2014

Cultura Geek Blog Desarrollo Web Desarrollador Web Tienda de equipo de cómputo y soluciones informáticas en línea

Turismo

Conoce Mazatlán

  1. Actividades Deportivas
  2. Camiones Tropicales
  3. Centro Histórico
  4. Cómo llegar a Mazatlán
  5. Demografía
  6. El Faro
  7. El Juego del Ulama
  8. Escuelas en Mazatlán
  9. La Tambora
  10. Las Pulmonías
  11. Mercado Pino Suárez
  12. Monumentos
  13. Plazuelas
  14. Recorrido Centro Histórico
  15. Semblanza Sindicaturas
  16. Teatro Angela Peralta
  17. Zona Dorada

Datos Geográficos

  1. Clasificación y Uso del Suelo
  2. Clima
  3. Extensión
  4. Hidrología
  5. Litoral
  6. Localización
  7. Orografía
  8. Principales Ecosistemas
  9. Recursos Naturales
  10. Vista en Google maps

Historia de Mazatlán

  1. Breve Historia de Mazatlán. Parte 1
  2. Breve Historia de Mazatlán. Parte 2
  3. Breve Historia de Mazatlán. Parte 3
  4. Breve Historia de Mazatlán. Parte IV
  5. El Agua Potable
  6. Escudo de Mazatlán
  7. Fragata Cordeliere
  8. Imagen de Mazatlán en 1931
  9. Invasión Americana
  10. La Electricidad
  11. La Peste Negra
  12. Orígenes de la Industria
  13. Presidentes Municipales

La Tambora

La música de Tambora es parte importante del folklore de Sinaloa, es el eje fundamental de nuestra cultura musical y la llave que nos ha permitido llevar a otros estados del país y a algunos países del extranjero.

Es pegajosa, agradable y adaptable a diferentes estructuras musicales, cuenta con ese algo especial que la hace ser muy diferente a otras bandas, inclusive entre las diferentes zonas del estado contienen diferencias de estilo que en lugar de limitarla la engrandecen y así encontramos que hay diferencias en cuanto a la forma de tocar de acuerdo a las diferentes zonas de nuestro estado, que proyectan la esencia de las comunidades que le han dado origen.

Las Tamboras tiene su origen en el Siglo XIX, no es sino hasta mediados de los años 30′s, y con mayor fuerza en los 50′s que las tamboras empiezan a surgir por todo el mapa de Sinaloa, no hay pueblo o comunidad rural que no quiera ser representada musicalmente por una banda, todos se pelean por el honor de ser los favoritos en el gusto de las gentes y esta efervescencia da por resultado que de muchos poblados emigraran bandas a los principales municipios del estado a probar suerte y fortuna.

El numero de integrantes que se necesita para formar una Tambora, oscila entre los 14 y 20 elementos, mismos que tocan instrumentos como: trompetas, trombones,  clarinetes, tuba, tambora, bajo, tarola y los platillos, en su mayoría se le ha introducido vocalistas y un mayor numero de instrumentos bases y nuevas percusiones, con la intención de darle mas fuerza musical a sus interpretaciones. Estas bandas han modificado el contexto original agregando un sabor muy propio que no pocas Tamboras Sinaloenses han tratado de imitar.

En la Tambora Sinaloense se pueden escribir capítulos enteros, es inobjetable la influencia que a tenido en la cultura popular de Sinaloa, en sus notas se cuentan la historia y sentimientos de sus pueblos y de sus gentes, tiene la facultad de transportarte de la tristeza a la alegría y con la misma facilidad que te hace reír y llorar te puede hacer soñar.

Sinaloa, envía al mundo a través de las Tambora, su espíritu de lucha, la historia de sus pueblos y el franco corazón de sus gentes; por tal razón no quisiera finalizar este relato sin exteriorizar una frase que simboliza este sentir tan especial de todo aquel nacido en estas tierras sinaloenses por este tipo de música.

Origen de la Banda Sinaloense

Desde su aparición, la banda paso a ser parte de nuestro pueblo, surgiendo como reguero de pólvora por todo el estado.

Mazatlán tuvo sus primeros pobladores de habla hispana por el año de 1531, pero fue hasta el 15 de diciembre de 1821, en que la Junta Gobernativa de México lo declaro puerto de altura, dejando abierto al comercio extranjero el lugar. Muy poco duro la disposición a causa de la revolución de Iguala, sin embargo el primero de febrero de 1838 es rehabilitado como puerto altura. Desde esta remota época empiezan a llegar comerciantes y aventureros en  busca de fortuna, siendo ya por los años de 1840 notable el aumento de población de extranjeros, dominando los europeos.

Algunos que vinieron de paso se quedaron  definitivamente y otros llegaron dispuestos a quedarse para establecer grandes empresas. Había de todas las nacionalidades: españoles, chinos, filipinos, ingleses, franceses, pero en mayor numero alemanes.

Así llegan a estas tierras los hermanos Jorge y Enrique Melchers acompañados de Celso Fuhrken, formando el 1 de enero de 1840 el negocio mercantil “Melchers Hnos. y CIA.” Cuya comercial era de lo mas variada, había desde herramientas para la minería, muebles para el hogar, toda clase de ferretería y contaba dentro del giro con instrumentos musicales, operaba también como casa bancaria (en ella se hacían tanto operaciones comerciales como bancarias). Creció dicha compañía al ritmo que crecía el puerto, ya que para los años de 1860 habían abierto sucursales por todo el país promoviendo sus artículos.

Sus socios siendo numerosos y de origen alemán sintieron la nostalgia de su tierra, edificaron chalets estilo europeo, iniciando también obras de ornato, destacando principalmente el hermoso kiosco de la Plazuela Republica, la glorieta de Germania, así como el paseo Clausen. Sin embargo les hacia falta aquellas bandas que escuchaban en su tierra y trajeron los instrumentos necesarios para interesar a los lugareños; así se forman las primeras bandas de música de viento – como se les llamo al principio por los mazatlecos-. Los músicos de cuerda que ya existían, eran exclusivos de la aristocracia y solamente en sus fiestas se escuchaban.

La tambora (como se empezó a llamarse por las audiciones que daban en los kioscos), inmediatamente se identifico con el pueblo, y este con ella, sintiendo que era su música, la música del campo, la única de los de abajo, y así surgen por todos rumbos las bandas que tocaban en las plazuelas, en los bailes populares y aun en los entierros. Siendo campesinos lo músicos en su mayoría, era en el fin de semana cuando se convertía en parte de la banda. Aun recuerdo por los años treinta, cuando el sábado por la tarde a eso de las tres, salía a la banqueta de su casa el director de la banda a sonar estrepitosamente la tambora, a fin de reunir los músicos para la escoleta, quizá recordando que en la época prehispánica era esa una forma de comunicaciones. Al final de los tamborazos, para destacar la primera llamada dejaba un espacio de tiempo y daba un solo golpe el instrumento.

Si el músico estaba en la mesa era tiempo de apresurar la comida para que a la segunda llamada ya estuviera saliendo a la escoleta, siendo la segunda destacada por dos toques después de la pausa; la tercera llamada era para los entretenidos que no habían respondido oportunamente a las anteriores y que llegaban corriendo con sus instrumentos a cuestas.

De nuestro pueblo surgieron como reguero de polvora por todo el estado, músicos de origen campesino que hacia viaje hasta el puerto para comprar el clarinete o la corneta, aunque fuera en abonos. Había que ver la satisfacción que experimentaban cuando eran dueños de ellos y les permitían formar parte de la banda del lugar, siendo muy frecuente que esta se formara en su mayoría por elementos de una misma familia, incluyendo cuñados, primos ,etc.

Muy pocos eran los que tenían conocimiento de nota. Sobre esto recuerdo a un prominente y prospero músico don Gabriel R. Osuna, que llego inclusiva a ser presidente municipal de Mazatlán; don Gabriel siempre toco por nota, pero su maestro don Cuco Godinez lo bautizo con el apodo de “El Lirico” por una facultada muy especial que tenia, que al escuchar cualquier pieza o tonada

Ya en este siglo algunas bandas oír sus razones de competencia modificaron su estructura haciéndose llamar banda orquesta. Efectivamente, en la mayor parte de las bandas sus músicos eran de oído y entre las jergas de ellos se les llamaba músicos de orejas.

Siendo la primera mitad del siglo antepasado cuando nace la tambora, esto hace más difícil saber quien o quienes formaron la primer música de viento. Fue tal su popularidad, que traspaso las fronteras de nuestro estado y el país.

La tabora siempre ha estado presente en todas las fiestas del pueblo, en la ulama, en carreras de caballos, bodas, y hasta en sepelios ya que hay pueblos en que la mayor satisfacción de los dolientes es llevarles la música al muerto desde que entra en agonía hasta que le echan la ultima palada de tierra en la tumba.

La tambora sinaloense  cono en todos los actos de nuestra Revolución, ya alegrando a la tropa o alentándola en el combate, habiendo ocasiones en que las primeras bajas en el combate fueron miembros de la banda.

Ya en el siglo pasado algunas bandas por razones de competencia modificaron su estructura haciéndose llamar banda orquesta. No cabe duda que su máxima popularidad la alcanzaron cuando empezaron a aparecer en películas, televisión y grabar para compañías disqueras, encargándose estas compañías de hacerles promoción, trayendo todo esto por consiguiente la contaminación con los ritmos de moda.

Las bandas que se presentan en los kioscos de las plazuelas, iniciaban la audición invariablemente con una marcha y luego sonaban las notas de la india bonita, el coyote, la culebra pollera, el quelite, el sauce y la palma, el caballo bayo, y cuando surgía algún desafió se oía sonar las notas del el toro.